Ir arriba

10 claves para entender los algoritmos de Instagram y Facebook

Cada día se comparten innumerables fotografías en Instagram y se crean millones de posts en Facebook. La llegada de los algoritmos supuso un cambio en la forma en la que los usuarios consumen las grandes cantidades de contenido a los que están expuestos en las distintas redes sociales. Para una marca, navegar entre contenido y algoritmos, mientras busca un sitio en el mercado, puede resultar difícil. Desde TicTag te ofrecemos una guía básica sobre algoritmos: qué son, cómo funcionan los de las distintas redes sociales y de qué forma puedes adaptarte para que tu contenido se vea beneficiado por ellos.

Qué es un algoritmo

En el comienzo de los tiempos, los posts se mostraban en orden cronológico inverso. Para los usuarios este orden era perfecto, ya que podían ver las publicaciones de aquellos a los que seguían de forma sencilla. Sin embargo, el problema con este orden lo provocaban las marcas. La clasificación por momento de creación del post implicaba que, cuantas más publicaciones se creasen, más visible sería la empresa para el usuario. Esto tenía como resultado un bombardeo constante de contenido de tipo comercial en los feeds del público. Para remediar este fenómeno se introdujeron los algoritmos.

Un algoritmo es en esencia un conjunto de reglas matemáticas que deciden la posición de una publicación en un feed. Esta decisión se basa en torno a distintos parámetros, siendo el principal el engagement. Cuanto más interactúe un usuario con las publicaciones de una cuenta, más posibilidades existen de que esta cuenta gane un lugar privilegiado en su feed. Los algoritmos estudian el comportamiento del público para “adivinar” el contenido que más disfrutará y mostrárselo en un lugar preferente.

Al encargarse de seleccionar el orden de los contenidos que vemos, los algoritmos deciden por nosotros qué es relevante y qué no. Ya que las redes sociales y lo que vemos en ellas es cada vez más importante en nuestras decisiones (compras, opiniones, gustos, etc.), los algoritmos pueden afectar a nuestra vida en formas que no podemos intuir ni prever.

Algoritmos en redes sociales

Cada red social cuenta con un algoritmo propio. Ya que el contenido y su funcionamiento varían de plataforma a plataforma, en cada web existe una forma de decidir qué contenidos serán elegidos para mostrarnos con preferencia.

Instagram

En 2016, la plataforma introdujo un cambio en todos los feeds: dejaron de lado el orden cronológico inverso y optaron por utilizar un algoritmo. Esta variación buscaba otorgar relevancia a los “mejores” posts, aquellos que resultarían más interesantes para el usuario. El cambio se basaba en la interacción entre usuarios y contenido.

La introducción del algoritmo y la importancia del engagement explican por qué en Instagram tienen prioridad los posts de personas a las que seguimos y las cuales nos siguen, por encima de publicaciones de cuentas que no siguen a la nuestra. Por norma general, damos like y comentamos en las publicaciones de nuestros amigos. Vemos sus stories y puede que compartamos posts y mensajes privados con ellos. Estas interacciones hacen ver al algoritmo qué contenido es el que más nos interesa y de qué cuentas proviene. Muchos usuarios mostraron su descontento con este cambio, alegando que no se les mostraban publicaciones y se perdían contenido que les interesaba, pero los que más han tenido que adaptarse a él han sido las marcas.

Instagram se ha convertido en los últimos años en una herramienta fundamental para marcas y empresas. Más de 1.000 millones de usuarios utilizan sus cuentas de Instagram de forma mensual, y al menos el 90% de los usuarios de la plataforma siguen a una empresa. Sin embargo, tener seguidores no es suficiente para que la cuenta de una marca triunfe. Hoy en día, lo verdaderamente importante es el engagement. Esta magnitud puede calcularse teniendo en cuenta datos sobre seguidores y número medio de likes y comentarios por publicación de una cuenta. Se considera positivo un engagement que se sitúe entre el 1 y el 4%. Esto explica por qué cuentas con millones de seguidores pueden no conseguir los resultados que esperan.  Por ejemplo: la cuenta de Instagram. El perfil de la plataforma tiene más de 370 millones de seguidores, y de media 635.000 likes y 12.000 comentarios. Estos datos se traducen en un engagement del 0,17%.

La transformación del algoritmo de Instagram supuso un cambio en la forma de crear contenido de las empresas. Era necesario crear publicaciones que atrajesen a los usuarios y los animasen a escribir comentarios y compartir las publicaciones con otras personas. Las marcas tuvieron que empezar a planear la creación de contenidos específicos para Instagram, siendo conscientes de que debían entablar una relación bidireccional con su audiencia para alcanzar sus objetivos.

Para ayudar a las empresas a manejarse en los tiempos del algoritmo, Instagram les facilitó información sobre sus posts. En concreto, la plataforma permitió a las marcas obtener datos como el alcance y las impresiones de sus publicaciones, así como la demografía de los usuarios que interactuaban con el contenido que creaban. De esta forma, las marcas contaban con herramientas para conocer a su público y el efecto que tenían sus contenidos en éste, marcando los pasos para encaminar la creación de sus publicaciones.

Cómo adaptarse al algoritmo de Instagram

🟢Sé constante. Para poder aprovechar la configuración del algoritmo primero tienes que crear una base de audiencia. Para ello, es necesario mantener una presencia continua en la plataforma mediante la creación de posts y stories, pero también reels y vídeos de IGTV. Utiliza todos los recursos que Instagram ofrece, pero no cometas el error de confundir constancia con spam. Entre 1 y 2 posts al día, y algún story (intenta que siempre haya alguno activo) pueden ser más que suficiente. En este caso, la calidad es mucho más importante que la cantidad

🟢Aprovecha tu mejor contenido. Si algunos de tus posts tienen más éxito que otros no dudes en repetir la fórmula. Rediseña imágenes y crea stories, utiliza el hashtag #throwbackthursday y vuelve a postear contenido hablando un poco de un momento del pasado o crea posts con muchas imágenes a modo de presentación.

🟢Provoca engagement. Intenta que tus seguidores interactúen contigo y con tu contenido. Haz preguntas relacionadas con tu cuenta, lee los mensajes privados y responde, contesta tantos comentarios como puedas y deja likes y comentarios en las páginas de otras empresas y usuarios

🟢Premia a tu audiencia. No debes ignorar el UGC o user generated content. El USC es el contenido que crean los usuarios sobre tu marca o en el cual te etiquetan. Si tomas acciones como compartir el post en tu feed o tus stories demuestras a tus seguidores que te importa lo que piensan y que la relación con ellos es importante. Además, estas interacciones bidireccionales son del tipo que más gusta a Instagram ya que muestran un interés mutuo.

🟢Utiliza todas las herramientas de Instagram. Stories, reels, IGTV… Cualquier recurso de los que la plataforma pone a tu disposición puede ser el óptimo para ti. No olvides los stickers en las stories, crea pequeños vídeos en reels y vídeos algo más largos en IGTV. Si no tienes productos crea vídeos con imágenes de tu oficina, tu rutina de trabajo o tu día a día.

Facebook

El algoritmo de Facebook da prioridad a los posts creados por personas por encima de marcas, dando más importancia a lo que ellos llaman “interacciones significativas”. Para la compañía, un usuario tiene más posibilidades de interactuar con el contenido creado por personas que con el publicado por empresas. 

En este caso, la plataforma introdujo un algoritmo que dificultaba la visibilidad de los posts de marcas si estos no contenían publicidad. Aunque perjudicial para algunas empresas, este cambio era lógico ya que Facebook consigue parte de sus beneficios de los posts con anuncios que muchas marcas publican en la red social. 

Facebook cuenta con 1,8 mil millones de usuarios activos de forma diaria. En la plataforma están presentes más de 90 millones de negocios y un usuario hace click en una media de 11 anuncios al mes. Estos datos ponen de manifiesto lo complejo que es llegar a un usuario desde una compañía. 

En marzo de 2019, la red social lanzó una nueva funcionalidad para usuarios en posts: “¿Por qué estoy viendo esto?”. De esta forma permiten a los usuarios entender el motivo por el cual cierto post aparece en su muro. Esta característica se unió a la ya existente “¿Por qué estoy viendo este anuncio?”. Ambas dan la posibilidad de personalizar de forma más precisa los contenidos que se ven en el muro. Por ello es fundamental que las compañías creen contenido relevante que haga que los usuarios no descarten ver sus publicaciones.

Cómo adaptarse al algoritmo de Facebook

🔵Aprovecha el momento. Si se busca la interacción es primordial publicar contenido cuando nuestro público se encuentra utilizando la plataforma. Conocer las horas de mayor actividad en Facebook te ayudará a organizar la creación de posts y a ser más efectivo.

🔵Comunica con vídeo. Los vídeos han ganado popularidad en los últimos años. Este formato permite transmitir emociones que las imágenes estáticas no pueden. Los usuarios de internet consumen una media de 15 horas de vídeos online por semana y el 86% de ellos querrían ver más contenido en formato vídeo por parte de las marcas. Intenta que los vídeos sean originales (no reciclados desde otras plataformas), que duren al menos un minuto y que animen al usuario a pasar a la acción.

🔵No utilices click-bait. A Facebook no le gusta el click-bait. La red social se centra en contenidos originales y de calidad, por lo que las fake news, el contenido ofensivo o la información que pueda inducir a error no son bienvenidos.

🔵Evita las salidas. Para Facebook es vital mantener al usuario navegando por la plataforma. Aunque incluir links en tus publicaciones no va a hacer que queden “enterradas”, no van a ser tan prominentes como otras que no cuenten con links a sitios externos.

🔵Aprovecha a tu equipo. Si cuentas con un equipo de trabajo anímalo a que interactúe con las publicaciones de la empresa. Como ya hemos mencionado, Facebook toma como más relevantes los posts creados por personas que los creados por marcas. Por ello, si logramos que personas de nuestro entorno interactúen con nuestras publicaciones, comentando en ellas y compartiéndolas, lograremos llegar a mucha más gente sin necesidad de confiar solo en la eficiencia del algoritmo de la plataforma.

Como ves, los algoritmos son una de las características más importantes a la hora de plantear la creación de contenido para una red social. Si ignoramos su funcionamiento nuestros posts se perderán entre la marea de publicaciones de otras compañías y el público nos percibirá como “uno más”. 

Cambiar nuestra forma de crear de la noche a la mañana puede ser algo abrumador. Para adaptarte a los cambios debes comenzar despacio. Independientemente de la red social a la que te dirijas, céntrate en tu público y en lo que quieres conseguir con tu mensaje. Sé original e intenta que tus seguidores se comuniquen contigo mediante likes o comentarios. Una vez que tengas los conceptos básicos bajo control, el resto será coser y cantar (y trabajar).

Author avatar
Paula
Usamos cookies para mejorar tu experiencia de usuario 🍪
Abrir chat